NOTICIAS

02-DIC-2013

Tom Daley se desnuda en YouTube

La actualidad manda, así que toca estrenarse con ella. Arranca el lunes con una noticia que está siendo tendencia en medios y redes sociales. Imagino, que no tanto por el hecho en sí (o no ya tanto, quiero creer), como por la forma y por el personaje: un joven saltador de trampolín que rompe con los tabúes del mundo deportivo y se explaya ‘confesando’ su homosexualidad a sus seguidores en YouTube.

Lo anunciaba en su cuenta de Twitter con un “Hay algo que necesito decir” y pidiendo el apoyo de todos. En tan sólo 7 horas, el vídeo ha alcanzado el millón de visitas.

¿Pero por qué Tom Daley ha elegido Youtube y no el plató de Oprah para desnudarse?

Por aquí se nos ocurren varios motivos por los que un deportista de élite de 19 años acalla con un vídeo los rumores sobre su condición sexual:

1. Tom Daley es vlogger. Eso es así: le gusta la cámara y se gusta él. Está cómodo frente a ella, pero en su propio entorno (tiene 102 vídeos publicados).

2. ¿Qué mejor que tu sofá para contarle al mundo lo que te apetece en el momento en que te apetece? Muchas veces antes le habían preguntado por el temita, pero ha sido Tom el que ha decidido libremente el qué, el cómo, el cuándo y el dónde. No con una foto, no con un tweet, sino con su imagen y dando explicaciones (dice que no quiere ser “malinterpretado”).

3. Porque no ha tenido que someterse a preguntas incómodas de periodista incisivos…y además, en directo (donde igual puede sentirse incómodo o patinar).

4. Como un gesto de acercamiento y reconocimiento hacia todos sus seguidores (“porque no puede ser más feliz”, asegura).

5. Como vlogger que es, esta acción le ha permitido potenciar su canal: darle visibilidad, crecer en visitas, aumentar en suscriptores…y por tanto, asegurarse un mayor éxito en sus futuros vídeos.

6. Y cómo no…¡porque puede sacarse una pasta con este vídeo como sigan creciéndole las visitas!

Pero sobre todo, porque en un momento tan crucial en su vida va a sentir ‘de inmediato’ el apoyo de sus incondicionales (2.5k en Twitter y 45k en YouTube). ¿Qué opináis vosotros?